La Mantequilla volvió para quedarse

Después de décadas de estar alejada de las mesas, muchos expertos están desafiando el eterno consejo de salud que indica reducir el consumo de mantequilla.

Esta antigua práctica que la veía como el enemigo a la hora de la salud cardiaca, está cambiando porque cada vez más y más estudios confirman que la grasa en la dieta, no es la culpable; y que los productos lácteos enteros en grasa, no están vinculados a un mayor riesgo de enfermedad cardiaca.

Los expertos ahora creen que el antiguo consejo de los 70´s que decía que las grasas saturadas como la mantequilla deben ser reducidas en al menos 10 % de la dieta diaria “no debió ser introducido”

La mantequilla consumida de forma moderada puede calzar en una dieta saludable y balanceada


“La mantequilla ha estado obteniendo una mejor percepción de salud en los últimos 18 meses”- David Maloni de la asociación de restaurantes de EEUU le dijo a CNBC en marzo

Evidencia emergente de fuentes tales como la Universidad de Georgia también ha generado preocupación respecto a emulsionantes, comúnmente usados en el procesamiento de comida tales como los encontrados en la margarina, que tienen el potencial de dañar la flora bacteriana estomacal y promover la inflamación gástrica. Este daño en la flora bacteriana ha sido vinculada al incremento en el riesgo de obesidad y desórdenes metabólicos. Los mismos males que los consumidores buscaban evitar al elegir margarina por sobre mantequilla.

El consumo de margarina tanto en Reino Unido como en EEUU ha bajado. Según la publicación de la industria británica The grocer, las ventas en Reino Unido han bajado más de 7% anualmente. El nuevo entendimiento entre la mantequilla y la salud, combinado con el creciente interés en los ingredientes naturales y el gran sabor de la mantequilla, la ha puesto de vuelta en la mesa de muchos consumidores

 

 

Sin embargo,  mientras la mantequilla disfruta su renacimiento, vale la pena señalar que no todas las mantequillas son creadas igual. La composición de la leche y los productos hechos de ella varía según cómo la vaca es alimentada. Por eso, las vacas en Chile usadas por Soprole son alimentadas en pastizales al aire libre. La leche de vaca alimentada predominantemente en pastizales, en vez de ser alimentadas de grano, es más rica en ácidos grasos omega 3, ácidos conjugados linoleicos(CLA), vitamina E y beta carotenos. Este último le da a la mantequilla su típico color amarillo, por lo que uno puede ver la “nobleza” en nuestra leche Chilena.

Mientras tanto CNBC hace notar que este cambio de actitud general respecto a la mantequilla y la margarina se está reflejando en los menús. El mejor ejemplo está en los McDonald’s de EEUU, los cuales optaron el año pasado por cambiar de la margarina a la mantequilla en su producto Egg McMuffin.

El analista de BB&T Capital Markets Brett Hundley le señala a CNBC: “el consumo de mantequilla se mantiene sólido después de años de declive y va en aumento en el consumo doméstico per cápita (en EEUU)”.  Ya sea McDonald´s o alguien más, hay una tendencia hacia los ingredientes naturales y la mantequilla ciertamente calza en este escenario


Alexander DD, Bylsma LC, Vargas AJ et al. (2016) Dairy consumption and CVD: a systematic review and meta-analysis. Brit J Nutr 115:737-750.


Qin LQ, Xu JY, Han SF et al. (2015) Dairy consumption and risk of cardiovascular disease: an updated meta-analysis of prospective cohort studies. Asia Pac J Clin Nutr 24(1):90-100.


Chassaing B, Koren O, Goodrich JK et al. (2015) Dietary emulsifiers impact the mouse gut microbiotia promoting colitis and metabolic syndrome. Nature 519(7541):92-6.


CNBC
Georgia State University